16/4/12

Sorpresa japonesa

Hoy mismo he tenido una clase particular de piano en mi casa. La alumna era Tsubasa, una niña japonesa con un talento excepcional para el violín, que también era alumna mía de música en mi primer colegio en Hong Kong.


Hemos tocado en varias ocasiones en público, ella al violín y yo al piano, en concursos y celebraciones, y siempre que toco con ella me trae un regalo de su país.

Hoy en concreto era nuestra primera clase de piano, y nada más llegar me da una caja. 

Me dice: "Son unas galletas de Japón, pero las tienes que meter en la nevera" (Mochis pensé yo, unos dulces típicos japoneses que los hay en versión helada), pero no, me dice: "no son mochis, son galletas, pero mételas en la nevera".

Así que nada, las metí en la nevera y dimos la clase de piano. Ahora sí, en cuanto acabamos... a la nevera que fui disparado a ver lo que eran, con lo fanático que soy yo de todo lo de picar de Japón...


Pues bien, abro la caja y me encuentro con esto:





Una nota muy elegante en japonés (que no tengo ni idea de lo que dice) y varios cuadrados de algo envuelto en un papel en forma de flor.



Bien, desenvolviendo, desenvolviendo...




Hombre, vaya buena pinta que tiene, a qué sabrá? 


Pues sabe a polvorón de almendra!! Exactamente igual a los que tenemos en España. Bueno, exactamente igual no, mejor, porque el toque del frío de la nevera le da un toque especial.


Vaya sorpresa! Pues la semana que viene le preguntaré sobre el tema, a ver si van a haber inventado los japoneses los polvorones y nosotros creyendo que son nuestros...


Señores: Japón. El futuro. Hoy.

2 comentarios:

  1. Sensacional!...qué bueno!!!

    S.F. - Col. Pedris V.M.

    ResponderEliminar